Crítica de la película «Argylle» (2024)

Argylle es una película en la que Matthew Vaughn toma las fórmulas habituales del cine paródico de acción de espías con la finalidad, supongo, de permanecer en esa zona segura del género que viene explotando desde hace algunos años con la franquicia de Kingsman. Se nota de lejos que es un nuevo intento de Vaughn para establecer otra franquicia compartida sobre espías y demás hierbas aromáticas, pero tras verla durante dos largas horas, soy asaltado por una sensación de fatiga que solo me invita a razonar lo suficiente como para pensar no es más que el intento fallido de unos productores a los que se le acabaron las ideas creativas. Como comedia de acción, su premisa metaficcional de espías arranca de una manera apresurada que, desafortunadamente, pierde su horizonte entre giros predecibles y personajes estereotipados condicionados a las fórmulas convencionales del género, en donde ni siquiera la química demostrada por Bryce Dallas Howard y Sam Rockwell es suficiente para sacar del caos una historia chapucera que no tiene ningún tipo de gancho para divertir. Es imposible que sea más aburrida en sus dos horas. Después de un prólogo que capta la operación de un agente llamado Argylle, la trama sigue a una novelista que tiene como nombre Elly Conway y se especializa en novelas de espionaje sobre el personaje principal de la serie homónima de Argylle, pero cuya vida de escritora da un giro de tuerca en los momentos en que escapa del tiroteo de un tren con un espía verdadero que la salva para explicarle que es el objetivo de una organización criminal que funciona desde las sombras y es conocida como La División. En una primera mitad, el asunto muestra a la escritora como plato de segunda mesa al ser la compañera del espía veterano que la protege de las balaceras de los malos para cumplir con la misión de recuperar la llave maestra de un anarquista que puede exponer los planes secretos de la División, mientras ella misma se adentra en el mundo del espionaje internacional del que suele escribir para sus fans y se da cuenta de que es perseguida porque cada una de sus páginas tiene como punto de referencia material clasificado por la agencia que son predictivos. En la segunda, la mujer descubre que ella misma es una reputada agente secreta que trabajó para la CIA y perdió la memoria antes de que le lavaran el cerebro cuando fue capturada por el enemigo, en una misión que la obliga a cooperar con su amante para destruir a la peligrosa organización como si fueran una versión clonada del señor y la señora Smith. El caso es que en las dos mitades todo luce demasiado aparatoso por la forma en que Vaughn mantiene a los personajes en unas cuantas situaciones predecibles que, dentro de su rutina calculada, reduce sus acciones a las pistas manoseadas del género de espías: la agente doble con problemas de identidad, el agente experimentado al que todo le sale bien, el villano acartonado que dirige a sus subordinados desde su sala sofisticada, los tiroteos agendados con metralleta en mano, la persecución por varios países, las trampas que evocan giros de presunta complejidad, el MacGuffin que sirve de excusa para impulsar la trama sobrecargada. El estilo dinámico de Vaughn no eleva unas secuencias de acción que se estacionan sobre cada escena con blandenguería y un CGI hecho en China, aunque solo consigo subrayar la del baile de tiros que la pareja celebra para liquidar a un ejército en un pasillo adornado de humos coloridos. El amplio reparto de personajes es reducido a figuras de acción de Mattel y, ante todo, es notable la ausencia de desarrollo que se imprime sobre su capa artificiosa que solo responde a un comentario sobre el ideal masculino, los roles de género y el empoderamiento femenino. Todo lo que ofrece, en su totalidad, reúne las condiciones para ser un disparate.

Ficha técnica
Título original: Argylle
Año: 2024
Duración: 2 hr. 19 min.
País: Reino Unido
Director: Matthew Vaughn
Guion: Jason Fuchs
Música: Lorne Balfe
Fotografía: George Richmond
Reparto: Bryce Dallas Howard, Sam Rockwell, Henry Cavill, Bryan Cranston, Catherine O'Hara, Dua Lipa, Samuel L. Jackson
Calificación: 4/10


Crítica breve de la película Argylle, dirigida por Matthew Vaughn y protagonizada por Bryce Dallas Howard y Sam Rockwell.

0 comments:

Publicar un comentario