Crítica de la película «Malèna» (2000)

Malena
En Malèna, el cineasta italiano Giuseppe Tornatore ilustra un cuento de mayoría de edad con el fin, supongo, de recuperar la magia que había perdido desde la maravillosa Nuovo Cinema Paradiso. De entrada, es una película de Tornatore que goza de cierta belleza mediterránea por la parte visual, pero ni siquiera la fulgurante presencia de Monica Bellucci evita que la fábula de mayoría edad se desplome por caminos comunes y aburridos poblados de personajes estereotipados, de los que no recupero otra cosa que una rotunda indiferencia cuando interroga el pasado político de Italia sobre la base del despertar sexual de un adolescente dominado por las hormonas y una mujer voluptuosa de portada de revista. El argumento se desarrolla en Sicilia durante la Segunda Guerra Mundial y sigue las travesuras de Renato, un niño de doce años que vive con sus padres y sus hermanas en el pueblo de Castelcuto, donde habitualmente monta su bicicleta por las calles del pueblo y se reúne de vez en cuando con sus compañeros de clase para observar de lejos a Malèna, una mujer hermosa de veintisiete años que es deseada por todos los hombres del pueblo y envidiada por las mujeres que anhelan sus atributos. El asunto del niño me llama la atención cuando se obsesiona con la bella mujer hasta el punto de seguirla hasta su casa para espiarla por la ventana y tener fantasías eróticas como un auténtico voyeur hitchcockiano, mientras se registra la cotidianidad de unos pueblerinos que escuchan por la radio el discurso de Mussolini declarando la guerra. Sin embargo, me fatigo cuando miro que la rutina del chico se reduce al acto de mirar a la mujer cuando sale de su casa, al fisgoneo de la mujer por un agujero de la persiana, las fantasías sexuales con referencias cinéfilas en las que una desnuda Malèna es el objeto del deseo, las visitas a la sala de cine, los paseos en bicicleta por las calles del pueblo, las disputas familiares de los padres, las tradiciones católicas, los frecuentes episodios de onanismo que acentúan la sexualidad que despierta sobre la adolescencia. El humor es flojo. Hay una notable ausencia de emoción en lo que veo. Los personajes se mantienen situados en una zona acomodaticia que nunca los saca de la primera dimensión ni de los diálogos artificiales prefabricados por el guion blando de Tornatore. Y todo el conflicto del muchacho que espía a la mujer adulta es usado como un trampolín discursivo que sirve para ilustrar una parábola soterrada sobre el abandono de la sociedad italiana durante la política del fascismo de Mussolini, donde el poder de la belleza de la mujer metaforiza la omnipotencia, la corrupción y la represión estatal sobre un pueblo obligado a atestiguar su propia servidumbre voluntaria (la imposibilidad de reencontrarse con el esposo, es decir, la separación entre ambos, señala la necesidad de un país de recobrar lo que se perdió). El marido ausente simboliza la negativa del pueblo de apoyar la política de la casta hegemónica. Y el niño subraya la inocencia perdida de toda una nación que busca cerrar heridas y perdonar. Desafortunadamente, esa lectura no impide que me aburra. Solo destaco, eso sí, la actuación de Bellucci cuando ejerce su mirada sensual y camina como modelo de pasarela para ponerse en la piel de una mujer solitaria que, por ser bella, es castigada con el desprecio, la calumnia, la prostitución y la viudez, en algunas escenas que se roba por el tono erótico del relato que cristaliza su estatus de sex symbol. También la música de Morricone que seduce mis oídos con un leitmotiv contagioso de flautas, y un trabajo de fotografía de Lajos Koltai que embellece el panorama costumbrista de cada escena con sus filtros cálidos, los planos subjetivos, el encuadre móvil y los planos panorámicos frente a la costa mediterránea. Lo demás pasa ante mis ojos sin ningún rastro de gracia. Me parece una sosería de Tornatore.

Ficha técnica
Título original: Malèna
Año: 2000
Duración: 1 hr. 48 min.
País: Italia
Director: Giuseppe Tornatore
Guion: Giuseppe Tornatore
Música: Ennio Morricone
Fotografía: Lajos Koltai
Reparto: Monica Bellucci, Giusseppe Sulfaro, Luciano Federico
Calificación: 5/10

Crítica breve de la película Malena, dirigida por Giuseppe Tornatore y protagonizada por Monica Bellucci y Giusseppe Sulfaro.

0 comentarios:

Publicar un comentario