Crítica de la película «BlackBerry: El inicio de la historia» (2023)

BlackBerry: El inicio de la historia
En BlackBerry, el tercer largometraje del cineasta canadiense Matt Johnson, se narra la historia poco conocida sobre los fundadores de Research In Motion (RIM), la compañía detrás de los teléfonos inteligentes de BlackBerry, en la misma línea que La red social (Fincher, 2010) y Steve Jobs (Boyle, 2015). Y lo que me cuenta, en más o menos dos horas, me entretiene bastante. Visto desde la superficie su fórmula biográfica es previsible, pero me olvido de todo ello porque es una comedia endiabladamente entretenida, que goza de sólidas actuaciones y nunca pierde su ritmo de consistencia narrando con pulso dramático el ascenso y caída de BlackBerry. Su argumento, basado en el libro Losing the Signal: The Untold Story Behind the Extraordinary Rise and Spectacular Fall of BlackBerry, se sitúa en 1996 en la localidad de Waterloo en Canadá y sigue de cerca a Mike Lazaridis, y su mejor amigo Douglas Fregin, en los tiempos en que preparan el prototipo de un dispositivo celular llamado "Pocketlink" al empresario Jim Balsillie, luego de haber sido engañados por otra compañía al vender unos módems, con la finalidad de venderlo para rescatar a la empresa de una bancarrota segura. En una primera mitad, muestra la fricción que surge entre los personajes, el liderazgo de Balsillie como CEO con una estrategia de negocios que busca revolucionar el mercado de los teléfonos móviles, las reuniones con potenciales inversionistas, el trabajo de ingeniería de Lazaridis como co-CEO para ensamblar con sus ideas un prototipo de Pocketlink al que renombran como "BlackBerry" (instalando, por defecto, uno de los primeros teléfonos inteligentes del mundo), la dominación absoluta del BlackBerry en el mercado de la telefonía móvil frente a competidores hostiles que la ven como una amenaza, y los problemas de infraestructura de las redes por sobrecarga. En la segunda presenta la decadencia de la corporación tras ocupar la cima de la pirámide, iniciada por la crisis de liderazgo interno, la ambición desmedida de Balsillie por comprar franquicias de hockey, la indecision creativa de Lazaridis para innovar y las alarmas que activa el lanzamiento del iPhone anunciado por Steve Jobs en 2007. En todo el conjunto, el asunto me resulta sumamente entretenido por la manera en que Johnson, con una mirada cercana al docudrama, equilibra adecuadamente los conflictos, el humor y los diálogos con unos personajes cautivantes que elevan las escenas que se desarrollan a puerta cerrada para examinar, propiamente dicho, el fracaso corporativo entendido como la crisis gerencial de unos administradores que no se ponen de acuerdo para mantener un grado de innovación en el transitorio mercado competitivo de la tecnología. Hay humor y tristeza en los conflictos de los personajes. Su tono tragicómico me parece finamente ajustado. Además, dentro de su marco de sencillez hay una auténtica reproducción de la época que, a veces, da la sensación de que fue filmada en los 90, así como una banda sonora emotiva y un uso solvente del encuadre móvil que dinamiza la acción a través de la cámara en mano y el zoom rápido (crash zoom) que de golpe encuadra a los personajes en plano medio para lograr, en ocasiones, un buen efecto cómico. Pero lo que verdaderamente se queda conmigo, después de los créditos, son las actuaciones principales de Jay Baruchel y Glenn Howerton. Uno interpreta a un genio de la computación que es tímido, indeciso y dependiente. El otro interpreta a un empresario temperamental, arrogante y manipulador. La mezcla es explosiva cuando ambos están en pantalla. Me atrapa y no me suelta hasta el final.

Ficha técnica
Título original: BlackBerry
Año: 2023
Duración: 2 hr. 00 min.
País: Canadá
Director: Matt Johnson
Guion: Matt Johnson, Matthew Miller
Música: Jay McCarrol
Fotografía: Jared Raab
Reparto: Jay Baruchel, Glenn Howerton, Matt Johnson, Cary Elwes
Calificación: 7/10

Crítica breve de la película BlackBerry: El inicio de la historia, dirigida por Matt Johnson y protagonizada por Jay Baruchel y Glenn Howerton.

0 comentarios:

Publicar un comentario